Querelle

El embrujo del lujo

Si en las enciclopedias tuvieran que ilustrar la definición de 'glamour', elegirían una fotografía de nuestra Querelle.



Ante todo quiero confesar que nací en pleno siglo XX (y no antes, como dicen las malas lenguas) en un pequeño pueblo de la Cantabria profunda. Y eso marca mucho. Mi primer recuerdo son los cohetes que mi padre lanzó cuando nací, celebrando la ansiada llegada de su 'futbolista' después de haber tenido 5 preciosas niñas. Enseguida se dieron cuenta de que prefería peinar a las muñecas que pegar patadas a un balón de reglamento.


Tras varios intentos infructuosos de dar rienda suelta a mi creatividad (albarcas de plataforma, mantas bordadas con lentejuelas para que el ganado no pasara frío, etc...) sentía como el pueblo me ahogaba. Y nací al mundo artístico como Querelle (en homenaje a la película de Fassbinder) a los 18 años en un pequeño local de Oviedo, el R3. ¡Qué maravillosos recuerdos! Un mundo de fantasía e ilusión se abría ante mis ojos y yo no podía esperar para disfrutarlo al máximo.


Tras 2 años en Asturias, volví a mi tierra y actué en míticos locales y salas de fiestas de la región como el Búho, Joel... hasta que puede juntar unas pesetillas (de las de entonces) e inauguré mi propio local, el Como Quieras. Por allí pasaron jóvenes valores que hoy en día son estrellas consagradas y grandes amigas: Luigi, Joan, Alen, Gorka, Rocío Ventura, La Andrea y tantas y tantas más.


Siempre tuve la suerte de que no me faltara trabajo y me llamaban para actuar de todo tipo de locales como el Café Victoria, La Pianola, la discoteca Dragón, el Colilla Queen's... hasta que una serie de rocambolescas circunstancias me llevaron a esta casa, el restaurante Peacock: llegué para hacer una sustitución por vacaciones de un par de semanas y ya llevo más de ocho años, encantadísima de la vida.


Haz click en cualquiera de las miniaturas para ver la imagen ampliada.